’ Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre ’


Las exigencias del amor. ¡El amor, siempre el amor!

| Agencia de noticias Plata Pura | Desde guerrerohabla.com

’ Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre ’

Religión

Agosto 13, 2020 18:45 hrs.
Religión Internacional › México
Agencia de noticias Plata Pura › guerrerohabla.com

La Palabra de Dios

Viernes 14 agosto, 2020

Memoria de San Maximiliano María Kolbe, presbítero y mártir

Primera lectura
Ez 16, 59-63

Esto dice del Señor: ’Yo te trataré, Jerusalén, conforme a tus acciones, pues despreciaste tu juramento y quebrantaste mi alianza. Pero yo tendré presente la alianza que hice contigo cuando eras joven y haré contigo una alianza eterna. Tú te acordarás de tu conducta y te avergonzarás al recibir a tus hermanas, las mayores y las menores, pues yo te las daré como hijas, pero no en virtud de la alianza hecha contigo.

Yo mismo haré una alianza eterna contigo y sabrás que yo soy el Señor, para que tengas presente tu pasado, te avergüences y no vuelvas a abrir la boca para presumir, cuando yo te perdone todo lo que hiciste’. Esto dice el Señor todopoderoso.
Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Salmo Responsorial
Isaías 12, 2-3. 4bcd. 5-6
R. (1c) El Señor es mi Dios y salvador.
El Señor es mi Dios y salvador:
con él estoy seguro y nada temo.
El Señor es mi protección y mi fuerza
y ha sido mi salvación.
Sacarán agua con gozo
de la fuente de la salvación. R.
R. El Señor es mi Dios y salvador.
Den gracias al Señor
e invoquen su nombre,
cuenten a los pueblos sus hazañas,
proclamen que su nombre es sublime. R.
R. El Señor es mi Dios y salvador.
Alaben al Señor por sus proezas,
anúncienlas a toda la tierra.
Griten jubilosos, habitantes de Sión,
Porque el Dios de Isarel
ha sido grande con nosotros. R.
R. El Señor es mi Dios y salvador.

Aclamación antes del Evangelio
Cfr 1 Tes 2, 13
R. Aleluya, aleluya.
Reciban la palabra de Dios, no como palabra humana,
sino como palabra divina, tal como es en realidad.
R. Aleluya.

Evangelio
Mt 19, 3-12
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerle una trampa: ’¿Le está permitido al hombre divorciarse de su esposa por cualquier motivo?’

Jesús les respondió: ’¿No han leído que el Creador, desde un principio los hizo hombre y mujer, y dijo: ‘Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, para unirse a su mujer, y serán los dos una sola cosa?’ De modo que ya no son dos, sino una sola cosa. Así pues, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’.

Pero ellos replicaron: ’Entonces ¿por qué ordenó Moisés que el esposo le diera a la mujer un acta de separación, cuando se divorcia de ella?’

Jesús les contestó: ’Por la dureza de su corazón, Moisés les permitió divorciarse de sus esposas; pero al principio no fue así. Y yo les declaro que quienquiera que se divorcie de su esposa, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, y se case con otra, comete adulterio; y el que se case con la divorciada, también comete adulterio’.

Entonces le dijeron sus discípulos: ’Si ésa es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse’. Pero Jesús les dijo: ’No todos comprenden esta enseñanza, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido. Pues hay hombres que, desde su nacimiento, son incapaces para el matrimonio; otros han sido mutilados por los hombres, y hay otros que han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos. Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo’.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión del Evangelio de hoy

Haré contigo una nueva alianza
El amor siempre es desbordante. También a la hora de expresarlo con palabras. Una prueba de ello es este pasaje de Ezequiel, quien pregona con bellas y sublimes palabras la historia del gran amor de Dios por su pueblo.

Cuando Jerusalén no era nada, cuando desde pequeña no fue bien acogida, ni recibió los cuidados más elementales y necesarios, cuando te ’arrojaron a campo abierto’, cuando ’creciste y te hiciste moza’, pero estabas sola ’extendí sobre ti mi manto para cubrir tu desnudez: te comprometí con juramento, hice alianza contigo y fuiste mía’. Y le regaló toda clase de finos vestidos y ricas joyas… ’estabas guapísima y prosperaste’.

Pero ante tantas pruebas de amor de Dios, su pueblo se fue detrás de otros dioses, de falsos dioses, ’te prostituiste con el primero que pasaba’. Pero Dios, a pesar de tan gran ingratitud del pueblo, no dejó de quererle y ’haré contigo una nueva alianza’, perdonándole todos sus desvaríos. Dios siempre es fiel a su amor.

Sublime la historia de amor de Dios con su pueblo El mismo amor que nos tiene a los seguidores de su hijo Jesús.

Las exigencias del amor. ¡El amor, siempre el amor!
Situando históricamente la pregunta que los fariseos dirigen a Jesús: ’¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?’, hay que decir que en aquella época, dentro de la religión judía, había dos escuelas que presentaban distintas respuestas. La del rabino Hillel que admitía el divorcio por cualquier causa, por ejemplo porque la mujer había dejado quemar la comida. Y la del rabino Shammai que solo lo admitía en caso de adulterio por parte de la mujer.

En la vida cristiana, el matrimonio es el sacramento de amor entre un hombre y una mujer. La gracia sacramental del matrimonio consiste en la ayuda que Jesús les otorga para que puedan vivir ese mutuo amor que se prometen y que pide fidelidad y permanencia. Cuando los fariseos aducen ante Jesús que Moisés admitió el divorcio, Jesús les replicó: ’Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestra mujeres; pero al principio no era así’… ’lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre’.

San Pablo, en su época, ante el peligro que podía sufrir un cristiano de perder la fe al casarse con un no creyente, permitió separarse: ’Si la parte no creyente quiere separarse, que se separe. En tales casos no está ligado el hermano o la hermana: para vivir en paz os llamó Dios. Pues ¿qué sabes tú, mujer, si salvarás a tu marido? Y ¿qué sabes tú, marido, si salvarás a tu mujer?’ (1Cor, 7,15-16).

Celebramos hoy la fiesta de un buen cristiano, San Maximiliano Kolbe que, en los campos de concentración nazis, entregó su vida para que otro prisionero viviera.

Fray Manuel Santos Sánchez O.P.
Convento de Santo Domingo (Oviedo)


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.